Autor : Ana Cabrera Capote universoanitabeige@gmail.com

domingo, 27 de abril de 2008

EN LA MENTE DEL ASESINO


Trabajo Presentado en la Universidad, en mi asignatura "Conducta Anormal y Desviada" cuando tras presenarnos un video acerca de los asesinos en serie, se nos solicitó como trabajo comentario, conclusiones, deducciones, y por qués, si es posible o no, que las películas de asesinos, motiven a la sociedad dicha conducta...


¿qué diferencia existe entre los asesinos en serie de la vida real y los que aparecen en el cine?, ¿creen que el cine es capaz de influir en las mentes de los observadores para provocar convertirse en asesinos en serie? Según diversos estudios NO, el cine ha fantaseado el perfil del psicópata, ha disfrazado la realidad, aunque como si de actores famosos se tratase y dicho sea de paso, es cierto que todos los asesinos en serie reciben en sus cárceles, cientos y cientos de cartas de fieles seguidores, y Fans¡¡¡ admirándolos y deseando poder ser como ellos¡¡, como lo oye¡¡ como si de un cantante famoso admirado pro una quinceañera se tratara.

Para poder descubrir qué puede esconderse en estas cabecitas, podemos evaluar su conducta ateniéndonos a los criterios establecidos por DMS-IV , ( libro específico donde recoge todos los requisitos necesarios para cumplir patrones de trastornos psicopatológicos conductuales) . Analizando su personalidad desde tres perspectivas: Biológica, Psicología y Psicosocial…
La predisposición genética parece ser un factor común en la mayoría (por no decir ) todos, los trastornos psicológicos que hasta ahora quedan confirmados, y tampoco quiere decir que sea un gen específico y único, el causante, ya que en la mayoría de los casos de dichos trastornos es el conjunto de varios genes lo que predispone a la persona a dicha conducta. Pero tampoco son los genes los que desencadenan una conducta específica, es decir, que NO existe un gen de la tristeza, ni un gen de la esquizofrenia, ni un gen para cada uno de los posibles trastornos existentes. Para entender esto, es importante saber también, que ciertas partes de nuestro cerebro actúan y tienen sus funciones reguladoras específicas como por ejemplo el sistema límbico casi máximo responsable de nuestra regulación emocional : hipocampo, circunvolución callosa, séptum y amígdala. Todo este sistema límbico es el máximo responsable de regular nuestras experiencias y expresiones emocionales , controlar nuestros impulsos. En un cerebro enfermo como puede ser el de un psicópata, todo este sistema está desequilibrado, por ello, los asesinos en serie son personas a parte de impulsivas, insensibles ante la víctima que tiene enfrente, y sin remordimientos. Por otro lado, todo el funcionamiento de nuestro cerebro viene regulado por una serie de neurotransmisores, como pueden ser principalmente el grupo de las Catecolaminas : Serotonina, norepinefrina, y Dopamina, los cuales en niveles altos o bajos, desencadenan lo que podríamos decir, nuestros estados anímicos, y es esto lo que la predisposición genética actúa y no el hecho de tener un gen concreto para la tristeza, o un gen específico para la esquizofrenia. Del mismo modo, nuestras experiencias cotidianas nos bombardean continuamente de información que continuamente están regulando y desreglando todos estos niveles condicionándonos día a día. Estos son factores sociales estresares que bajo el modelo diátesis estrés ambiente podrían activarnos esa predisposición genética de la que disponemos en un principio, regulándonos o desregulándonos todos esos niveles de neurotransmisores de los que hablábamos, esto quiere decir, por poner un ejemplo sencillo, que una persona predispuesta genéticamente a niveles altos de Dopamina, es muy probable que él mismo se busque situaciones que le proporcionen dicho estado alto de dopamina, suelen ser personas, por ejemplo, amantes de los deportes de riesgo (caída libre, alpinismo, etc… ) o quizás no, podemos tener una vulnerabilidad, pero no por qué desarrollarla. Sabiendo esto, podemos decir que se ha observado en la mayoría de los casos de asesinos en serie, la presencia de esquizofrenia, la cual, viene predispuesta también genéticamente en muchos casos, y se caracteriza por un desequilibrio total de diversas funciones cognitivas y emocionales ( sistema límbico explicado anteriormente) , delirios alucinaciones, y sobre todo oír voces… la mayoría de estos asesinos parecen oír voces o llamadas de Dios que les dan órdenes al asesinato . Para entender este proceso de “oír” voces es importante saber las principales áreas del lenguaje en nuestro cerebro. El área de Broca encargada del habla, y el área de Wernicke encargada e la audición. A simple vista parecía lógico pensar que si oyen voces, el área activada sería la de wernicke, pero NO es así en el caso de la esquizofrenia, tiene máxima activación en el área de Broca, del habla… Podemos saber también que siempre en una persona que padece esquizofrenia, es muy probable que en su familia tuviera parientes cercanos que padezcan o la enfermedad o tal vez en sus diferentes modalidad Entramos en lo que serían factores sociales predispuestos, como la familia que acabamos de decir, y por lo general un perfil por lo general común entre todos: Varón , conducta solitaria entre los 8 y 12 años (trastorno del desarrollo) , la mayoría de los agresores sexuales son menores de 30 años, madre con conducta agresiva y violenta. Así con este conjunto de factores podríamos decir que un asesino en serie padece una comorbilidad de trastornos sexual, esquizofrenia y trastorno del desarrollo.
En cuanto al cine, se puede ver como la personalidad del asesino se ha representado de una forma más “adornada” con respecto al perfil clínico y casos verídicos del asesino. las películas de asesinos en serie se basan ya no sólo en lo real de los casos existentes, sino en la exageración de dichos casos, para plasmarlo cuanto más desagradable mejor, donde lo más sangriento es lo ideal, y lo más morboso es lo perfecto, exagerar lo ya de por si demente …
Podríamos analizar también la conducta del observador basándonos en el mismo argumento que explicábamos en un principio en la base funcional de nuestro cerebro, sería todo lo opuesto a la mente del asesino. En la mente del Observador encontraríamos todo aquello en nuestro cerebro capaz de proporcionarnos sensaciones placenteras.. Sus niveles de serotonina, endorfinas, responsables estarían hiperactiva das, mientras que la dopamina del asesino estaría por las nubes… ¿qué encuentra el observador de placentero en ello? Qué puede haber de disfrute en ver escenas como un pobre hombre se corta su propio pie para Salir de unas cadenas?... Podemos decir que es una conducta normal o desviada verse disfrutando de ello??? Y si además decimos que es usted el ÚNICO que está disfrutando porque es además el ÚNICO en una sala vacía de cine, quien está disfrutando de esas escenas?.. una única cabeza asomada entre la hilera de sillas… ... ¿qué se cuece en su cabeza? ¿deseo reprimido como diría Freud? Plasmada en una realidad ficticia. Hay estudios en los cuales se afirma que el cine violento NO desencadena asesinos en serie, si previamente no hay una predisposición a ello como explicamos anteriormente, pero como bien dice Bandura, la mayoría de nuestras conductas son aprendidas mediante el modelaje, encontrando en aquellos en los que observamos las conductas que posteriormente no sólo adquirimos sino que almacenamos y después reproducimos, Encontramos en los demás modelos a imitar , y mientras con un aprendizaje vicario observamos como el asesino de la película encuentra placer en sus actos, podría ser película el estresor idóneo para desencadenar en el observador, los deseos reprimidos que quizás hasta el momento no se había predispuesto y es en ese momento en el cual se vería activado. Podría ser el cine y las películas cada vez más retorcidas, un factor idóneo de ideas, una lluvia de ideas de mentes perversas observadoras y aprendiendo mediante modelaje para después reproducir. Se desconoce por el momento la prevalencia de casos de asesinos en serie provocados por el cine, pero yo personalmente NO descarto la gran posibilidad, ¡¡ pues si hemos dicho anterior mente que dichos asesinos verdaderos reciben miles de cartas en sus cárceles admirándolos, ¿por qué el cine no iba a provocar en los observadores la misma ansiedad?. Por otro lado, y siguiendo analizando mentes perversas en torno al cine… decimos que esa serie de actos sólo y únicamente se le ocurrirían a mentes enfermas, que una mente sana, NO podría ni imaginar ciertas actitudes, que una mente en sus plenas facultades NO sería capaz de imaginar ciertas aberraciones, pero SI hay alguien en todo esto que SI se le está ocurriendo perfectamente esas ideas aberrantes, desagradables y repulsivas… ¿qué tenemos entonces que pensar del guionista??? ¿qué se cuece en la mente del guionista para imaginar semejantes barbaridades?? … Desde mi punto de vista personal es muy probable que el cine violento y en concreto las películas de asesinos en serie SI desencadenen una conducta violenta, en todos aquellos espectadores que quizás ya estaban predispuestos a ello, pero justo en ese momento se encontraron en su período crítico de desarrollo.

6 comentarios:

abuelonet..com dijo...

La mente del asesino es fria en una parte y caliente en otra, son seres que no merecen estar vivos, ah, pero si lo tratamos como cosas del cine los autores es justo que hagan que esos momentos sean fuertes para el espectador.

JP dijo...

Hola Ana.
Nunca de sorprenderme .
La realidad muchas veces ha superado a la ficción.
Y lo vemos casi siempre.
No me gustan mucho las pelis violentas .
Feliz fin de semana .
Besos

angelrls, El Lobo Rayado dijo...

Hola Ana, ya arreglé el vídeo en mi blog, espero que te rías con él. Por cierto, que te tuve que buscar por Google porque cambiaste la dirección del blog. Recuerdos del australiano loco.

Demián dijo...

"Que un asesino se suicide no le redime, pero algo es algo"
Esto es de Mario Benedetti y a mi me parece acertado.
Buen trabajo analítico el que has hecho.

abuelonet..com dijo...

Vámonos pa..la feria de Córdoba, os invito a todos, desde ayer estamos en ella.
Un abrazo

MAR dijo...

Hola Anita. Te descubro gracias al comentario que has dejado en mi blog y me sorprendes con este análisis. Supongo que para que un ser humano mate a otro basta una motivación económica o el deseo de reparar alguna injusticia. Los asesinos de los que hablas carecen de esas motivaciones (¿lógicas o enfermizas también?) y sus conductas entran en el ámbito de lo incomprensible. La mente humana es compleja y desconocida y desde luego, en muchos casos enferma. ¿Genética? ¿Determinismo social? Tal vez expliquen algunas conductas, pero deberíamos siempre anteponer la responsabilidad por los propios actos. Es difícil juzgar, sino me remito a Nuremberg.
Un beso

posicionamiento web